Cómo NO empezar a invertir en bolsa

Iluminado por el trading, análisis técnico y demás objetos brillantes. Cursos de cracks con coches caros y mansiones, trabajando desde una piscina o desde la playa.

Anuncios de gente famosa promocionando que copies a traders mientras juegas a la Play Station. Sentarse y ganar dinero sin esfuerzo.

También quieres probar de esta miel.

Compras tu primera acción. La vendes a la primera de canto cuando empieza a bajar. Primera pérdida, además de las comisiones.

Descubres que hay algo que se llama stoploss. Limitas tus perdidas. ¿Sí, seguro? Pones stoploss y pam, saltan. Dices, suerte que ha saltado, así no pierdo más. Miras al día siguiente y si la vendieras ahora tendrías ganancias.

Venga comisiones, venta, compra, recompra, ahora este canto de sirena, ahora esta noticia, ahora esta opinión, ahora este tweet….

Que si tiro una línea de soporte aquí, un stocástico allá, que si fibonachi por más allá. El Blai concorde, ¡qué descubrimiento!, ves cuando entran y salen las manos fuertes. Como pececillo es clave saber cuándo los tiburones compran.

Y no te olvides de los volúmenes, Macd y el RSI. Imprescindible.

¿¡Como podía haber comprado antes alguna acción sin indicadores!?

Sigues los indicadores. En 4 días ya tienes el lambo en la puerta. ¿Qué es eso de 6% anual de media del mercado? El 6% será mensual, como los traders normalitos. Después de todo tampoco quieres abusar. Hay otros que tienen esta rentabilidad intradía, en segundos.

Ríete de las rentabilidades de Buffett con sus colillas.

Ves claro que puedes vivir de tus 20K de ahorros. Hechas cuentas al 6% mensual y nada, en 4 días te jubilas.

¡Venga, a ganar dinero y tiempo!

Pasa una semana y consigues el 6%. Pero de pérdidas

Por suerte descubres a traders experimentados, scalpers, torpes, novatos y tatuados.

Te planteas hacer alguno de sus cursos. El humo ya te ha colocado. Ansioso de ganar dinero desde ya, en segundos te forras. Con un simple clic desde el móvil.

¡STOP!

Cómo SÍ empezar a invertir en bolsa

Tus ahorros y salud mental te lo agradecerán. Dormirás mejor y más tranquilo. 😉


Imagen: unsplash.com

Un padre de mellizos que trabaja des de casa, ahorra, invierte y disfruta del día desde las 4.